Cuando alguien me pregunta ¿por qué hacer coaching jugando al golf? yo respondo ¿existe acaso algún deporte mejor para utilizar como vehículo de análisis de tu liderazgo?

El Golf tiene algunas características únicas

  1. De los pocos, si no el único deporte cuya pelota sólo se mueve al momento de golpearla, sino esta totalmente quieta.
  2. Se compite principalmente contra la dificultad de la cancha y no contra una persona, salvo los profesionales
  3. Pueden convivir dos jugadores de habilidades distintas y participar del juego con posibilidades de victoria parecidas, gracias a los hándicaps respectivos
  4. La presión proviene principalmente de uno mismo y no de un contrincante
  5. El tiempo no es un factor determinante
  6. El tiempo de movimiento requerido total para golpear una pelota de golf en una vuelta de 18 hoyos (70 golpes), es menor a tres minutos.
  7. La vuelta promedio de un profesional en terminar la vuelta es de aproximadamente tres horas y media a cuatro horas, la mayor parte del tiempo los jugadores están pensando, planificando, decidiendo, frustrándose, corrigiéndose, igual que en el liderazgo.

¿Qué cosas observo cuando estas jugando?

Lo primero que quiero aclarar es que durante una vuelta no interactuo con el jugador de forma directa  de ninguna forma, porque a los que jugamos a este deporte, nos molesta muchísimo que nos hablen y aun mas que nos corrijan los errores, “recién salidos del horno”. Por otra parte no estoy capacitado para mejorar la técnica del golpe ni el swing de golf, para eso están los profesores, entrenadores, clases o cínicas.

Lo que sí puedo observar con mucho detalle es cómo se  comporta cada jugador en la cancha que se relaciona con otros ámbitos, laborales y personales. En el golf un jugador no puede “actuar” mas de unos pocos hoyos,  luego aparecerá su  verdadera forma de ser, especialmente porque la pelota siempre pica donde debe y raramente en el lugar exacto donde uno  quiere. Los resultados son continuos aunque generalmente la forma de tomar las decisiones tienen un patrón fijo que pocas veces llegamos a ver. Al mismo tiempo, el lenguaje interno que tiene cada jugador tiene consigo mismo tanto verbal como no verbal, me brinda información muy interesante  y concreta que pocas veces tenemos la posibilidad de conocerlo. Basta con una charla posterior, o con una filmación de pocos segundos en determinadas situaciones de presión para verlo y reconocerlo.

Ademas, las canchas son lugares muy abiertos, rodeados de naturaleza y una belleza tan impactante que es casi imposible que uno a los pocos minutos no se desconecte de sus preocupaciones anteriores, para adquirir nuevas…un lugar perfecto para generar cambio.

La verdad es que la naturaleza nos permite volver a nuestros orígenes y con algo de práctica  reencontrarnos con lo que tiene mas sentido en nuestras vidas, lo interior, lo espiritual. Quizás este sea el verdadero sentido del Coaching a través del golf, disfrutar mas de nosotros mismos, encontrar nuestra mejor versión, valorar a quienes nos rodean, ser mas felices y por qué no, divertirnos mas dentro y fuera de la cancha de Golf.

Añadir Comentario